Estrategia Regional de Emprendimiento, Innovación y Autónomos

Castilla y León presenta unas características geográficas y demográficas singulares, con una amplia extensión de territorio, una baja densidad de población, un importante peso del segmento de personas de mayor edad, y un ingente número de municipios, que dificulta y/o encarece la prestación de servicios, incluyendo la atención a los emprendedores del medio rural.

El Programa de ADE Rural cuenta con un desarrollo específico en esta Estrategia, tratando este epígrafe de las actuaciones concretas relacionadas con el emprendimiento rural.

Objetivos:

  • Aproximar servicios públicos avanzados al entorno rural.
  • Ofrecer asesoramiento integral a personas emprendedoras del ámbito rural y potenciar los nuevos negocios relacionados con la ganadería y agricultura ecológica.
  • Búsqueda de oportunidades de emprendimiento con las empresas transformadoras.
  • Apoyar y acelerar los proyectos tecnológicos vinculados al sector agroalimentario.

Las empresas sociales tienen como misión la búsqueda de soluciones a problemas sociales no satisfechos, buscando la generación de valor social como un fin en sí mismo. El concepto de empresa social ha evolucionado considerándose actualmente que puede tener una orientación de mercado, ser competitiva y generar beneficios propios, aunque siempre bajo el prisma de la consecución de su objetivo social.

Objetivos

  • Identificar e impulsar iniciativas emprendedoras transformadoras de la realidad social.
  • Crear espacios de encuentro y reflexión entre los diferentes agentes implicados en el emprendimiento social.
  • Expandir iniciativas relevantes en emprendimiento social.

Los proyectos innovadores tienen retos diferenciados en función de la fase de desarrollo en que se encuentren, el grado de madurez del mercado objetivo y la calidad del equipo promotor. Por todo ello se establece un catálogo de actuaciones graduado en distintos subprogramas que corresponde a cada una de las fases recorridas por una empresa innovadora en función de la etapa en que se encuentra.

Objetivos:

  • Apoyar la maduración de ideas o proyectos innovadores y la elaboración de sus planes de viabilidad a través de un conjunto de servicios de valor añadido.
  • Facilitar la transmisión tecnológica desde el sistema de Ciencia y Tecnología a la creación de nuevas empresas.
  • Facilitar la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales innovadores, que aporten al tejido empresarial de Castilla y León actividades de diversificación y de nuevas tecnologías, con alto valor añadido y potencial de crecimiento.
  • Intensificar la colaboración con aquellos agentes del sistema de innovación que trabajan en Castilla y León en apoyo de nuevas iniciativas empresariales innovadores.
  • Acompañar a la persona emprendedora en aquellos procesos administrativos de especial relevancia para empresas innovadoras.
  • Facilitar la estructuración financiera y el acceso a la financiación en fases tempranas de los proyectos innovadores acompañados.

El programa persigue que la elección de esta alternativa se sustente en parámetros de viabilidad técnica, económica y financiera de forma que se generen negocios comercialmente rentables. Para ello, se facilitan herramientas y recursos para la reflexión de las ideas de negocio y la profesionalización y capacitación de los futuros empresarios.

Objetivos:

  • Fomentar la cultura emprendedora en actividades económicas o colectivos en riesgo de exclusión social o afectados por la crisis, con dificultades de detección de las oportunidades de mercado existentes.
  • Profesionalizar la gestión de las nuevas empresas y autónomos.
  • Facilitar las herramientas básicas de gestión a los futuros emprendedores.
  • Facilitar el acceso a la información sobre las posibilidades existentes en el ámbito del emprendimiento a través de oficinas físicas de proximidad.
  • Ofrecer asesoramiento integral a la persona emprendedora.

Los emprendedores son críticos para la salud y prosperidad a largo plazo de nuestra economía y sociedad. Esta estrategia, sin duda, pretende contribuir a generar políticas de apoyo a emprendedores alineadas con lo que las nuevas empresas necesitan para empezar sus primeros pasos y crecer.

Sin duda, estos nuevos emprendedores pueden cambiar la forma en que vivimos y trabajamos y sus innovaciones pueden mejorar nuestros modelos de vida. Además de crear riqueza, ellos crean trabajo y condiciones que hacen que nuestra sociedad prospere.

Por ello, la creación de empresas forma parte de la orientación general de mejora de la competitividad de la economía regional, y de la propia política económica que desarrolla la Junta de Castilla y León, en cuanto que aúna más que cualquier otro programa la iniciativa emprendedora y el espíritu innovador.

  • Generalizar la cultura del emprendimiento en el ámbito educativo y en la sociedad, en general, principalmente basado la innovación.
  • Facilitar la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales innovadores, que aporten al tejido empresarial de Castilla y León actividades de diversificación y de nuevas tecnologías, con alto valor añadido y potencial de crecimiento.
  • Apoyar de manera integral a los autónomos, incrementando su peso específico en la estructura económica de Castilla y León al ser este un sector de difícil deslocalización, capaz de vertebrar el territorio, de diversificar la actividad económica y los servicios, generando riqueza y contribuyendo al asentamiento de población.
  • Identificar e impulsar iniciativas emprendedoras transformadoras de la realidad social, especialmente en ámbitos rurales.
  • Fomentar la cultura emprendedora en actividades económicas o colectivos en riesgo de exclusión social o afectados por la crisis, con dificultades de detección de las oportunidades de mercado existentes.
  • Profesionalizar a las personas emprendedoras, a los autónomos y a las pymes a fin de posibilitar su crecimiento y consolidación.

La expansión emprendedora requiere de un esfuerzo añadido de capacitación en las sucesivas etapas del ciclo de vida de los proyectos empresariales, así como de profesionalización de la gestión. Las nuevas empresas son también fuente de innovación y de actividad exportadora.

Este planteamiento nos refuerza la idea que el emprendimiento de calidad propicia una ventaja competitiva, cuando es impulsado desde la economía del conocimiento, el aprovechamiento de las oportunidades de mercado, el despliegue de proyectos tecnológicamente avanzados, el impulso de actividades de alto potencial de crecimiento, y la proyección de empresas ética y socialmente responsables.

Asimismo, la facilidad de creación de una empresa está condicionada por la mejora en el entorno normativo y administrativo que favorezca una implantación rápida, segura y eficaz.

Como eje central de coordinación de todos los recursos puestos a disposición de las personas emprendedoras se impulsará, en el seno de la Red de Emprendimiento e Innovación de Castilla y León, el Sistema Integral de Apoyo al Emprendedor (SIAE).

Convencidos de lo anterior, desde la Junta de Castilla y León, hemos promovido la Estrategia de Innovación, Emprendimiento y Autónomos, como herramienta para aunar apoyos públicos y privados, que faciliten el posicionamiento de las empresas en el mercado y reduzcan los riesgos inherentes a los nuevos proyectos.

En esta estrategia se han desarrollado los siguientes programas:






Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.